Los consumidores incorporarán nuevos hábitos de compra tras el confinamiento

Mide el riesgo de pérdida de compradores con el modelo Ampha del Instituto Apolda, pregunta al panel de Kuvut.

Cuando acabe el confinamiento, los compradores incorporarán sus nuevos hábitos de compra adquiridos durante el confinamiento. Así lo aseguran el 48% de los usuarios de Kuvut que han sido encuestados con el modelo AMPHA del Instituto Apolda para medir el riesgo de pérdida de compradores. Los supermercados, las tiendas tradicionales y la compra online serán quienes ganarán más compradores con este cambio. 

Las medidas de confinamiento decretadas por el Gobierno ante la pandemia del coronavirus están generando un importante cambio en los hábitos de compra de productos de alimentación, bebidas, limpieza, etc. Más de 3.400 entrevistas realizadas entre el 2 y el 6 de abril de 2020 al panel de usuarios de Kuvut que son responsables de la compra muestran que como consecuencia de las limitaciones de movilidad impuestas por el confinamiento, las compras se han concentrado en menos establecimientos. Los hipermercados son los establecimientos con mayor pérdida de compradores debido a que suelen localizarse en las afueras de los municipios. 

Los supermercados, sin embargo, han visto como ahora hay un 46% de compradores acuden a sus establecimientos mientras que antes recibían el 27% de los compradores. El análisis del valor de las compras confirma el importante descenso que se produce en los hipermercados y el incremento en los supermercados. Aumenta también el valor de la compra online y en tiendas tradicionales. 

Conocer estos cambios permitirá predecir nuevos escenarios de comportamiento futuros una vez superada esta situación. Resulta de especial interés adelantarse a posibles migraciones de compradores entre cadenas y tipos de establecimientos. El modelo AMPHA (modelo Apolda de medición de la Migración Potencial de compradores por un cambio de Hábitos) se diseña a partir de la clasificación de los compradores en una matriz basada en los establecimientos de compra habituales y su comportamiento durante el confinamiento. El modelo AMPHA, en definitiva, permite saber el índice de una cadena concreta, conocer cómo afecta la situación actual a la competencia y si los clientes van a incorporar nuevos hábitos de compra.