Kleenex® Ultra Soft

Finalizada

Testamig@s, hoy os traemos más curiosidades interesantes. En el post anterior descubrimos que el primer uso que se le dio a los Kleenex®, fue como toallita facial para quitar los restos de maquillaje y crema de la cara. Con los nuevos Kleenex® Ultra Soft, al ser extremadamente suaves, serán nuestros aliados indispensables a la hora de retirar o retocar el exceso de producto mientras nos maquillamos porque al ser tan suaves, cuidan y miman nuestra piel de una manera especial. Pero realmente no conocemos muchos más usos del Kleenex® a parte de sonarnos los mocos cuando lo necesitamos. ¿Qué os parece si os damos unas cuantas ideas? :)

Os hacemos una selección de los usos más curiosos que hemos encontrado:

-Detalles para bodas: A tod@s se nos ha escapado más de una lagrimilla al asistir a una boda. La emoción, la alegría y felicidad a veces también nos hacen ponernos sensiblones y necesitar un pañuelo para consolarnos o retocarnos antes de que se nos corra todo el Rimmel y el maquillaje, para poder continuar tan perfectas como empezamos. Pues nuestras queridas novias piensan en todo, y por eso preparan unos monísimos paquetitos de pañuelos para entregar como detalle antes de comenzar la ceremonia.

-Enseñar a los niños a coger bien el lápiz: Parece algo muy sencillo, pero no siempre lo es. Nuestros peques a veces sienten dificultades a la hora de coger por primera vez un lápiz, pero si no los enseñamos y corregimos, pueden acabar teniendo problemas por el mal uso. Existe un sencillo truquillo que nos facilitará la tarea. Consiste en sujetar un Kleenex® enrollado con el dedo meñique y anular, para dejar libres el dedo corazón, índice y pulgar, que son los que deben coger correctamente el lápiz. ¿Conocías este truquillo?

-Como filtro para respirar: ¿No os ha pasado alguna vez que habéis pasado por alguna zona donde están cortando el césped, haciendo una hoguera, de obras, etc, y habéis tenido que dejar de respirar unos segundos para que no os entrara todo por la nariz? Pues bien, en estos casos en los que por desgracia nunca llevamos una mascarilla encima, solo tenemos que abrir un Kleenex® y colocarlo encima de nuestra nariz y boca para poder seguir respirando con normalidad.

-Para controlar el exceso de sudoración de las manos: Seguro que conocéis a alguien con este problema. Tiene que ser muy incómodo tener todo el tiempo las manos húmedas, en algunos casos mojadas a causa del exceso de sudoración. Un aliado para ayudarnos a controlarlo, es sostener un Kleenex® con las manos para absorber el exceso de humedad y mantener las manos secas.

- A parte de estos usos curiosos, los Kleenex® tienen montones de usos que nos salvan de apuros en muchos momentos cuando estamos fuera de casa. ¿Quién no ha necesitado un Kleenex® para ir al baño cuando no hay papel?, ¿o ha necesitado un pañuelo para limpiarse una mancha en la ropa?, eso sin contar las múltiples veces que necesitamos sonarnos la nariz o secarnos. En definitiva, los Kleenex® son nuestro aliado imprescindible multiusos y encima los podemos llevar siempre con nosotros ;)