DryNites®

Finalizada

Sabiendo que tarde o temprano vuestro peque dejará de mojar la cama, es aconsejable poner en práctica algunas pautas que faciliten el día a día:

  • Relajar los sentidos antes de irse a dormir. Es conveniente que ayudéis a vuestros peques a relajarse. Los masajes, abrazos y ánimos pueden hacer que se sientan mejor.
  • Genera un ambiente acogedor reduciendo la intensidad de la luz y el ruido. Leer un cuento o hablar son maneras excelentes de apartar la atención de su preocupación. Una iluminación tenue conseguirá hacer más acogedora su habitación.
  • El último pipí antes de acostarse. Le transmitirá la tranquilidad de que ha adoptado una medida positiva para no mojar la cama por la noche. 
  • Reduce las bebidas antes de acostarse. Asegúrate de que tu hijo ingiera líquidos suficientes durante el día, pero intenta reducir el exceso de líquidos a última hora de la tarde y en la noche. En el caso de que haga calor o haya hecho ejercicio, es importante darle líquidos para que no se deshidrate. Además, es aconsejable que evite los alimentos muy salados antes de ir a la cama.
  • Pensamientos felices. No hables sobre el último incidente en el que mojó la cama, es mejor centrarse en reíros, charlar y pasar tiempo juntos.
  • Buenas noches, que duermas bien. Ofrecer mucha seguridad a cualquier niño que exprese preocupación ante el hecho de que pueda mojar la cama, aumentará su nivel de confianza y le ayudará a ir a la cama contento y más seguro de sí mismo.
  • Niños mayores. Siguen agradeciendo que comentéis cómo ha ido el día o un rato de lectura tranquila juntos. Podéis evitar que utilicen ordenadores, consolas o que vean la televisión a última hora si queréis.  
  • Y finalmente… debes estar preparado, usar DryNites® ayudará a que no haya que cambiar la ropa de cama y el pijama, bastará con que tu peque los lleve puestos. 

Podéis encontrar todos estos consejos en la web de DryNites®

En la web de Incontinencia Infantil, podréis encontrar más consejos, como por ejemplo uno sobre ejercicios de entrenamiento vesical. Se trata de que el niño interrumpa “el chorro de orina” unos 10 segundos y después vuelva a orinar varias veces. Lo mejor es plantearlo como un juego y explicarle que es para ayudarle a controlarse. 

Además, para los más peques, podréis descargar el Calendario Noches Secas que encontraréis en la web de incontinenciainfantil.es.  Con él podréis hacer un seguimiento de forma divertida de las noches que lleva sin mojar la cama.


¿Conocíais estos consejos? ¿Cuáles ponéis ya en práctica?